concierto_santaceciliaEl pasado 19 de noviembre tuvimos en nuestro mayor el tradicional concierto con motivo de la onomástica de santa Cecilia, en el que tenemos la grandísima suerte de presenciar actuaciones a cargo de nuestros compañeros y amigos.

Este concierto se organiza a cargo de la consejería de cultura, y pretende fomentar el gusto por la música clásica, la participación entre nosotros y en definitiva, pasar un buen rato en familia.Se expusieron seis obras en las que predominaron instrumentos como el clarinete, el piano y el violín. Todos disfrutamos mucho ya que es una buena oportunidad para culturizarnos y para vivir todos juntos el espíritu característico de nuestro Colegio Mayor San Juan Bosco.

La Festividad de Santa Cecilia

La referencia histórica más antigua existente sobre la santa remonta al “Martyrologium Hieronymianum”, del s. IV, donde su nombre aparece mencionado dos veces: el 11 de agosto, fiesta del mártir Tiburcio, y el 16 de septiembre, fecha del entierro de ella misma en las catacumbas de Calixto. La fiesta del 22 de noviembre que aún hoy celebramos es la que marca la iglesia del s. IV dedicada a ella y sita en el Trastévere romano, la cual pudo ser levantada y donada a la iglesia por la propia santa.

Hacia mitad del s. V aparecen las “Actas del martirio de Santa Cecilia”, en las que se informa de que Cecilia, una virgen de una familia senatorial y cristiana desde su infancia, fue dada matrimonio por sus padres al noble pagano, Valeriano. Tras la celebración del matrimonio, Cecilia comunica a su nuevo marido que ella se halla desposada con un ángel, y como Valeriano pida ver al ángel, Cecilia le responde: “Si crees en el Dios vivo y verdadero y recibes el agua del bautismo lo verás”.

Valeriano se convierte, es bautizado por el papa y entonces, un ángel se aparece a la pareja y corona a los dos con rosas y azucenas. La conversión alcanza también al hermano de Valeriano, Tiburcio. Como ambos hermanos se dedicaran a la distribución de limosnas y al enterramiento de los mártires cristianos, el prefecto Turcio Almaquio los condena a muerte, consiguiendo los hermanos la conversión del mismísimo verdugo, Máximo, que se une al martirio con ellos.

A continuación, es Cecilia la que es apresada y condenada a morir cocida en el baño de su propia casa. Cecilia sale ilesa del tormento y el prefecto entonces manda decapitarla. Tras caer tres veces la espada sobre el cuello de la santa sin conseguir separarle completamente la cabeza, la ejecución finaliza. Dicen las “Actas de Cecilia” que por huir el verdugo despavorido ante el prodigio, Jacobo de la Vorágine, -a quien nos referimos más adelante-, que por existir una ley romana que impedía dar más de tres tajos a los condenados a espada. Como quiera que sea, la maltrecha santa aún vivirá tres días, que dedica a sus caridades y a disponerlo todo para que su casa se convierta en lugar de culto para la Iglesia.

Una vez muerta, el Papa Urbano la entierra en la catacumba de Calixto, junto con los obispos de Roma, donde de hecho, el arqueólogo Giovanni Batista De Rossi (1822-1894) hallará su sepulcro vacío, y con ellos, unos frescos en los que la santa aparece junto al propio Papa Urbano. Para salvar los restos de la santa de los bárbaros que saquean Roma, en el s. VI son trasladados a la catacumba de Pretextato.

En cuanto a la casa de la santa convertida en iglesia, será reconstruida por Pascual I (817-824), quien deposita juntas las reliquias de Valeriano, Tiburcio, Máximo, los papas Urbano y Lucio, y Santa Cecilia.

Durante la nueva restauración del templo hacia el año 1599, el Cardenal Sfondrato encuentra las reliquias bajo el altar. En las últimas excavaciones efectuadas por el Cardenal Rampolla se descubren restos de edificios romanos, y se construye una capilla subterránea que permite la vista de los receptáculos en los que reposan los huesos de los santos. En una capilla lateral se muestran los restos del baño en que, según las “Actas”, Cecilia fue llevada a la muerte. Y en el ábside se conserva todavía el mosaico hecho en tiempos del Papa Pascual, en el que Santa Cecilia aparece ricamente ataviada como protectora del Papa.

3897 View