Don Bosco dio origen a un amplio movimiento, dentro de la Iglesia, de hombres y mujeres, religiosos, religiosas y seglares, que comparten su mismo estilo y su preocupación a favor de los jóvenes.

Ese gran árbol lo conocemos como Familia Salesiana. La Familia Salesiana cuenta con unos 402.500 miembros. Consiste en 23 organizaciones diferentes, que han ido surgiendo a lo largo de los años, y que han tomado la inspiración del Sistema Preventivo y del carisma de Don Bosco.

El término familia es habitual en la tradición Salesiana para indicar, de forma genérica, los vínculos que hay entre los grupos, y se aplica de modo diverso según la naturaleza de sus relaciones. Este vínculo o relación no puede reducirse a mera simpatía, sino que es la expresión externa de la comunión interior y carismática. Ayuda, así, a comprender los diferentes títulos de pertenencia a la Familia Salesiana.

La pertenencia se nutre de un espíritu común, que orienta hacia una misión juvenil y popular amplia y complementaria, y de ciertas características propias y originales, que justifican el reconocimiento oficial por un título específico.

Identidad de la Comunión en la Familia Salesiana | Art. 5

La unidad original de la Familia Salesiana tiene su última raíz en la identidad común de espíritu y misión al servicio de la juventud y del pueblo. Forma, así, una verdadera comunidad, donde todos los miembros se integran según sus propios dones, sus funciones específicas y las diversas formas de vida posible en la Iglesia. La valoración y el relanzamiento de la Familia Salesiana pueden ser, para nosotros, un elemento que sustente la renovación conciliar.

Leemos, por ello, de manera nueva la historia de la vivencia espiritual de San Juan Bosco, vinculándola a la intuición primigenia y al corazón de la Obra de los Oratorios: la Familia Salesiana es una comunidad carismática, la Familia Salesiana es una realidad eclesial.

  • La Familia Salesiana es una comunidad carismática. Por tanto, se presenta y debe vivirse como don del Espíritu a su Iglesia y como prolongación actual y organizada del carisma de San Juan Bosco.

    Grupos diversos, establecidos y reconocidos, comparten un verdadero parentesco espiritual y una consanguinidad apostólica.

    Grupos de presbíteros y de seglares, de célibes y de casados, de consagrados y de religiosos, según formas de vida que dan un testimonio variado de las bienaventuranzas, forman un conjunto orgánico y vital por la fuerza unificadora del espíritu y misión de San Juan Bosco. Se sienten herederos y portadores de su don.
  • La Familia Salesiana es una realidad eclesial. Es decir, expresa la comunión entre los diversos ministerios al servicio del Pueblo de Dios, e integra las vocaciones particulares para que sea manifiesta la riqueza del carisma del Fundador. Se inserta en la pastoral de las Iglesias locales con una aportación original. Busca el entendimiento y colaboración de otros grupos e instituciones eclesiásticas y civiles para la educación integral, personal y social de los jóvenes y del pueblo, a quienes acompaña mediante la educación en la fe y el trabajo apostólico, hasta que elijan su propia vocación en el mundo y en la Iglesia.

Identidad de la Comunión en la Familia Salesiana | Art. 10

Los jóvenes representan, realmente, la esperanza de la Iglesia. El mundo, además, podrá esperar mejorar y renovarse si los jóvenes realizan el camino de crecimiento, de generosidad y de solidaridad que está inscrito dentro de su vocación humana y espiritual.

De aquí parte el compromiso de la Familia Salesiana de Don Bosco: insertarse en el tejido de la historia, valorizar la presencia de la Iglesia del Señor para presentar hoy y por todas partes el amor de Cristo, Buen Pastor, por los jóvenes, especialmente por los más pobres y necesitados.

Don Antonio Martinelli. Consejero General para la Familia Salesiana 1990-2002

Pensar hoy en la Familia Salesiana es reconocer a San Juan Bosco como fundador. Por eso hablamos de la Familia Salesiana de San Juan Bosco.

A más de cien años de su muerte, ocurrida en enero de 1888, el fenómeno salesiano no deja de causar admiración por la amplitud geográfica y el aumento numérico de los grupos que, con características propias, miran a San Juan Bosco como padre de una gran familia espiritual.

La unidad armónica del carisma fundacional, la caridad pastoral y la fuerza del don dado por el Espíritu a San Juan Bosco aseguran el clima, el ambiente de crecimiento y la sustancia de una Familia Salesiana.

Don Egidio Viganó. Rector Mayor 1978-1996

 
Los Salesianos en la Red

Para conocer más a los Salesianos puedes encontrar información en algunas de sus páginas web:

También puede conocer sus actividades y noticias a través de su perfil de la red social Twitter: